Palabras Cubanas

Un Blog de Leonel Castellanos Rodriguez

ROMPE OLAS

La poca  álgebra que vive en el lino de su despedida
tenia tan poco calado
                        como aquella madera tallada en el adiós
y la sombría mirada que se alejaba  fue trofeo a tanto.

Como un rompe olas, astuto y cínico
que embriaga separaciones, como un  desatino desquiciado
                         como una red que atrapò el silencio
como un miedo que opera a hurtadillas quedò esta renuncia
desventura final cual capricho de luciérnaga que se apaga.

                   ...que pretende la agonía de la bruma?
                   ...desalentar los ribetes azules del cielo?
                   ...colmar de polillas negras el blanco de la mañana?
...por que en esta canción que escuchamos hay tanto pesar?
...que fue de tu sonrisa, mujer, que te sientas en el ocaso?

Si la soledad viene detrás de ti, la esperare a palos, sartenes o con los puños
Si todo el beso muere en  el vidrio dela ventana
Si me como el techo envuelto en las mismas sabanas que te disfrazaron de novia
Si caigo al abismo del pensar infinito que te recuerda
Si todo esto pasa
Tendré a la mano una copa de vino y todos los gritos
                                    toda la culpa, toda la rabia, toda  la deseperaciòn
y me irè donde existe todo sin ti, como el ultimo soldado de tus guerras.





 

ESPERANDOTE.

En un cordón de riberas que termina en picos encanados y empapados de un mar de nubes al que llaman cordillera,viene como ventana el horizonte a cerrarse ante el sol y el resto del cielo,justo debajo y como quien centra una diana hay un valle lleno de edificios y autos ruidosos que llaman Santiago....en un lugar de este sitio, vivo cada día, esperándote.
Cuento adoquines en las esquinas; de los puentes,deambulo con sobrepeso por la senda del día,recorro los pozos hundidos en la conciencia en busca de recuerdos y jugueteo con los escombros de mis años para aliviar ausencias que en ráfaga me acuchillan.
Porque quiero romper con el primer labio que dibuja tu boca la impetuosidad de un beso y reposar en el segundo toda la fuerza del sentir de la mía,en el breve espacio de una eternidad. Rodear; el coro debajo de tus espaldas con el eco de mis suspiros mientras cabalgo por toda tú ,mujer.
Ser polizonte intruso que se sumerge en tus manos amarradas a mi cuello. Ser arpón sin clemencia en la mirada de tus cavernas, dejar que desahogues en mi toda la magia de tus deseos. .Respirarte con el vicio de la abeja sobre la flor, dormir tus dudas en las aguas, drenar tus hábitos en abstractos movimientos, sin mas compás y sin mas gloria que tu y yo juntos y amándonos.
Rescato excusas para buscarte, robo limosnas en los acertijos y voy renaciendo en cada esperanza, como ese sol nuevo de todo ciclo, que mas de una vez esconde la sierra; que adorna como sabana de rocas el cuerpo desnudo de Santiago.....donde te espero...siempre.

TESIS.

Segada el alma, trémula y sombría
Así queda la coraza en la plenitud de sus miedos
Desteñida la alfombra en sus remiendos
Se ajusta a la figura que la noche traía.

El portazo en la hora convenida
Anunciaba encierro  de criptas y desmedidas
Aunque tuviera las velas encendidas
Segada el alma y  trémula seguía

Y un beso, a todo sabía
Como a piel suelta, como a deseo preso
Las manos en las manos, torso converso
Sin  sitios, segada el alma, trémula  y vacía.

Sin bostezo,  sin caravanas restringidas
La espalda despacha sudores de lirios
En su cuerpo asoma alabanzas y delirios
Segada el alma, trémula y mecías.

Con los apuntes del suspiro
Con el juego de los océanos en sus alcancías
Diestro esgrime sus colinas, hoyos y silos
Segada el alma y trémula que desquicia

No se calma en la cabalgata
Que pretende en sus cinturas  mellizas
Pues le llena de gramas, lluvias y risas
Aunque tenga el alma, segada, trémula y sombría.


Y ya en el amanecer
Con el sol filoso como cuchilla.
Se queda entre sabanas soñando de placer
Sin su alma la mujer, trémula y sombría.




                                  Chile /2016.




EPÍSTOLA 34 .EL CRISANTEMO.



Volver a empezar.
           
La calesera al camino se precipita como un golpe de sombra en busca  de  la  luz, yo dentro, esclavo de mi, voluntad mía que me llevas. Los tobillos se retuercen en el andar  como eco infinito sin oído, alma que desespera es la ungida revelación de todo lo que me espera.

Ya no me quedan fuerzas, ni pastillas, ni palabras para hallarme, soy más un trompo en estado inmóvil que precisamente ese  riesgo que merezco ser. Soy un registro individual de la antipatía hogareña, de la rutina sonsa, del vacío crudo.

Así tendido en el pasto me pierdo en alucinaciones, veo sobre el asfalto dos interminables líneas amarillas en paralelo, sobre ellas un buzón autómata viaja en bicicleta, en blanca  batalla campal veo un ostión gigante devorando una pantera mientras una paloma roja cursa el horizonte, me zumban los oídos con  campañas publicitarias y créeme las prefiero ante que un maldito  bolero en ese momento.

Si lo sé, es algo inusual y  fuera de lo convencional que me moleste que ría la gente, que vallan de la mano por las aceras resecas por el mediodía, pero es que el desamor no es pasivo, pacifico, ni cuerdo, es una trinchera, es experimento solitario e inicuo que nos vuelve aun más pobres y más desfavorecidos. Por suerte te tengo a ti.

Para colmo no puedo huir, no puedo llegar, no puedo detenerme, no puedo pensar, ni como marioneta sobrevivo a este abismo inconcluso. Soy como arquero en las almenas,  me siento como Cèzanne, pintando manzanas que solo entienden los rayos de la mañana.
Vendrá esa amenaza de misiles y conflictos de cumpleaños y fuegos artificiales a ennegrecer el cielo de una vez,  serán mil volcanes desatados  como puta de barrios bajos, no habrá calma mientras escribo, porque la agonía de saber que  tantas sierras atravesaran mi carne  es un infinito dolor de cabeza. Los mensajeros hablaran de desdichas y los cánticos de suplicas serán un trombón repetitivo y voraz, en medio de este caos no se escuchará mi voz.

El destino ha cerrado las cortinas, ha puesto ladrillos  donde  antes soñaba  ahora me desgarro en un despertar de torturas y desasosiego, El destino es una trayectoria única que  cursa un elemento de este universo, el destino es un bulto de  barajas que al azar compite con darte las mejores manos, es un par de líneas que se cruzan, una coincidencia que provoca variaciones, un tropiezo, un propósito, un instante.

Cualquiera diría que estaba escrito en esas escrituras imaginarias que el hombre se ha inventado para justificar los actos que suceden o surgen  y no hay manera de evitarlos y  aunque parezca cursi todo esto que  digo, ha de saberse que solo me llena saber que estas aquí.

 El crisantemo azul en su fosa terrenal estirará las raíces como gotas  de agua, su  palidez pétala se llenará del abandono, una gaviota simplona  revoloteará cerca de  las barcas mientras se marche y no divisará en su núcleo de flor, la añoranza que regala.

Será.




                                                                                               Chile 2016.

La variación desecha.

                                                     
                                 El hombre desciende de su cápsula  empotrada al suelo,  cama  a medio vestir con la franela gastada de un blanco tenue y rocoso que desentona  debajo de la ventana,   los insomnes pasos le estremecen el resto de las piernas con complejidad, las paralelas y agrupadas cuerdas del arpa rítmica se sitúan al centro del salón, las  curvas descendentes  que la llenan entorpecen la vista de lo recuadros colgados al fondo entre  los demás instrumentos.

           Las escaleras vecinas del portón sufren de mareos por su vértigo a la altura y de igual forma el día  es una variación desecha en sus deseos, entonces cae fulminante ante el abandono de su pluma  para parir ritos y plegarias. Con los glúteos a cuestas y sin la cintura en orden, abandona la acera para treparse en las franjas de las calles empapadas de duendes y hojas de Moras.

           El hombre como asesino a sueldo,  con la frenética mirada del cazador, huye de la emoción  infinitesimal  que se cobija en los albores del cálculo mas retorcido, huye del campo de fusilamiento de su sudor con las manos  cargadas de algodones y brisas. Parte su encomiado traje de Oz en catapultas de botones, suelas y cordones. Intenta ganarle a su sombra arribando a los desembarcaderos de cada esquina  con prisa inocente. Las paredes terminadas en balcones y azoteas  se balancean con  el guitarrazo  de algunas bocinas, sin tesis, sin penachos verdes la arrugada figura  rema con suposiciones por los corceles de la búsqueda.

                  Fue la duda subalterna capa, disparatada taquilla de orfebres y principiantes de la alquimia, un riscoso paradero húmedo de utopías, el pleito en sus ojos es un detonante vulgar de ilusiones compactas, ojeras del miedo, cintas  adhesivas de prohibición, columpios colgados de abstractas sinfonías, fue…porque ya no es…un descamisado umbral de bahías. Ahora disimula su muerte viviendo en las cofradías de su vida rutinaria que hoy despierta.

                                   Es feliz en su arribo colonizador, en su abordaje intrépido que lo sumerge a la vez en cada táctica de avance, olvida con  triste vergüenza   la caravana de inciertos, la fusilamine entrevista con las luciérnagas de las decepciones, sufre con descalabro la tortura ennegrecida de los arrebatos, de las incomprensiones y de esos mechones de cabellos envueltos en la locura, no hay raíz para el anclaje, no hay motor para mayores proporciones, solo decisión y  tiempo que lo llevan cual mensaje por las riveras de las iniciaciones.

El hombre es un ser común, sin independencias, sin catastro de impedimentos, romántico despilfarrador  de auxilios encomendados y libertos, el hombre reconciliador de argumentos básicos y elocuentes es también cause de  improvisadas alucinaciones, un mendigo  voraz y un capitán sin navío en este último minuto, está próximo al concilio que ofrecen sus brazos, se desespera por llegar, a ese molino de caricias que espera su trigo.

Cada hora del día tiene años dibujados en sus estructuras temporales, el tedio transcurrir de estos es un acero fortificado con mas y mas fuerza y dureza, acorralado en sus anillos el hombre compite con  todas las medallas de su voluntad, se engrandece  con golpes certeros de ansiedad a su sangre de héroe.

Por fin llega. Ella es mágico trozo de crepúsculo, con unos grandes  luceros debajo de la frente, la melena que adorna su cuello no parece real, está quieta en medio del lugar indicado para el duelo, es una señal más de la extensa calle, un árbol mas y una estrella más en medio del universo urbano. Le ha visto y sonríe, con esa alegría de pequeña y traviesa niña ante un dulce.

Ella es un derrame de todos los ríos y todas las azucenas juntas, un escandaloso y magnifico naufragio  en el paraíso de  todo lo único y todo lo bello.

 Ella es esa puerta encendida de laureles, ese arenoso teatro de invitaciones, ella  tiene en cada línea que esculpe su rostro un pincel maestro que interpretò la  divinidad en cada trazo.

Ella es llave, cometa y ave que intranquila se declina entre sus fibras, la piel acanelada parece trinchera a prueba de todo fuego, hace  tanto que espera este encuentro, este despegue  de sus islas mas frustradas, este recorrido por sí misma en el cuerpo y mente de otro ser, ella confía, se arrima con destreza, y en el acercamiento el alma se hincha como  esos peces globo de los mares, las mejillas se enrojecen  y algo en sus acantilados, se enciende y llora.

Por fin el beso, un llamado siniestro de todos los gemidos, todas las ganas en un solo y precipitado acto.




 LCRODRIGUEZ/2015.






EL CIRCO DE LA VIDA. (Reflexiones de la inconsciencia.)



…….. “¿y mientras tanto?”_pregunto el marqués.
……… “Mientras tanto”, dijo Abrenuncio_, tóquenle música llenen la casa de flores, hagan cantar los pájaros, llévenla a ver los atardeceres en el mar, denle todo lo que pueda hacerla feliz_......porque no hay medicina que cure lo que no cura la felicidad. (Del amor y otros demonios, Don Gabiel García Márquez)
Raúl Zurita dijo una vez- “La vida es el don más preciado que tenemos, si la vida fuera una utopía, un segmento del infierno y no un soneto de esperanza, la mitad o el tercio de la humanidad ya se hubiera suicidado, y la otra mitad viviera sufriendo al no morir-. No me cabe duda alguna de que todo tiene que ver con el amor y el deseo de amar, todo cuanto existe, partiendo desde nosotros mismos. Hacia dónde vamos y quienes somos es algo que debemos replantearnos constantemente.”
La inexistente fraternidad de los últimos días del año convoca a algo de reflexión, aunque ésta sea un poco compleja y satírica. Pocas veces me gusta escribirle a los imbéciles que solo leen sus jeroglíficos, a los necios que se empapan de su egocentrismo, a los pobres de alma que mancillan su libertad de acción con cárceles de ignorancia, a los absurdos, que solo miden títulos y bolsillos, a los mezquinos que lloran jerarquías y mucho menos cuando se aglomeran en manadas elevando el himno del consumismo y no de la solidaridad, pero haré una excepción en esta prosa que hoy me allana.
El final del año es tan frío para muchos como la pena que viste aquel invalido de comprensión que se premia a solas injuriando maquinando y luego expone sus léxicas maniobras, inconformes y frustradas a base de sus delirios para compararse y sobresalir, a base de sus envidias, a base de su anormalidad en la estrategia de guiar con un modelo de esclavitud moderna a todos que le rodean bajo la seducción de lo material e inorgánico.
El final del año es gris como la sustancia que le falta a estos enanos de actitudes, a estos retoños de hidra, a estos agujeros negros que olvidan cuanta basura se han tragado en sus miserables vidas y que hoy juegan el papel de los dioses, se creen con derecho a educar con mentiras que solo agenda mayores números en sus bóvedas codiciosas y nos las venden como trofeo único y razonable.
Utilizar el pretexto de la Navidad que es de hecho un pretexto económico para ventas y alucinaciones, publicitarias fotografías del mercado global que hoy contagia a la mayor parte de los seres humanos, es tristemente una verdad.
Los humanos vivimos ciclos que no son eternos solo fragmentos terminables, son eslabones de una extensa cadena en la que viajamos naciendo y muriendo sin saber porque. Siempre cuando llega el minuto final del año nos apresuramos a desearles a todos los que conocemos y hasta a los que no, lo que en realidad deseamos para nosotros mismos, pero bien pocos de esos deseos llegan a convertirse en una bella estampa de la realidad que se atesora, éxito, amor, salud, muchas bendiciones…. Y tantas otras que si no tuvieran ese discurso de compromiso instantáneo, fuera en verdad un hermoso regalo…entonces vale preguntar… ¿dónde quedaron los propósitos de tan buenas costumbres y tan buenas intenciones?
_ Te deseo Éxito!
¿Que es el éxito?.... ¿Ser famoso?, ¿Ser rico?, ¿Un súper hombre? ¿Tener la infinidad de la materia en lo material lujoso y abundante de lo inanimado? Ò ¿Aquello que en las brusquedades emocionales se encierra lo espiritual y la cómodamente y consciente emancipación de la culpa, la total expiación de la maldad?
¿Ser el bufón de las tarjetas, el rey de la tecnología, el director del cinismo? Ò ¿Aquello que nos convoca a limpiar el alma con el agua transparente de la bondad?
¿Estar nadando en el océano glamuroso de los light? Ò ¿Aquello de tener tu familia junto a ti, amigos junto a ti, orgullosos de tus logros y hasta de tus metidas de pata en el fondo de la mierda? ¿Que es el éxito?..¿Acaso no es la armonía testaruda y conforme que nos alía y fusiona con nuestros similares, con nuestros amados, con nuestras ideas, con nuestras aspiraciones ya de una vez concretadas? ¿No es cuando se vive en lo feliz, en lo hermoso, en lo verdadero?
¿Es el éxito el culminar con buen resultados las metas diseñadas, lograr los objetivos que se planifican, el logro tras el esfuerzo?, o ¿es la ostentación voluntaria, la vanidad comprometida, la alucinación hipócrita de la competitividad y la lujuria desordenada de tener mas y mas reconocimiento que solo alude y que nunca compensa el vacío existencial interior?
Si proyectamos un ideal equivoco obtendremos un éxito equivoco, que nos dará mucho pero no engrandecerá nuestra humanidad. ¿Cómo se puede desear éxito a alguien con quien no se ha contribuido a que crecer, como poder desearle éxito a ese que olvidamos por todo un año, a veces por toda una vida?
¿Cómo puedes desearle éxito a quien criticas y clasificas como diferente y lo condenas muchas veces al peor señalamiento y a la peor blasfemia?
No quiero ser extenso, no me ocupa tan poca ventura de las minucias enrolladas en terciopelo de estiércol ínfimo con desarrollo mutante de variaciones indefinidas, no merecen atención tanto paramecio y lánguidos microbios que se distraen ejerciendo el oficio del chisme y la burla, quien comprenda que los demás deben hacer lo que es lógico desde su ilógica visión, esta obviando lo fundamental, “Cada cual es feliz con lo que entiende”. Y cada cual comprende por éxito eso que en verdad lo renombra sobre si mismo.
_ Te deseo Muchas Bendiciones!
¿Quien va a bendecirme? , ¿Quien va a bendecirte?...Aquel que también bendice al que nos maldice? Ò ¿Aquel que se compadece de mi?...Sería mejor que fuese ese que me admira, me estima, me siente cercano y comprende mis errores y disfruta mis alegrías, pues solo de él puede venir algo tan grandioso.
¿Me bendices,me deseas bendiciones, en nombre de dios , o en nombre de tu lastima y tu altanera autosuficiencia que te hace imaginarte mas arriba de la cadena evolutiva y por ello puedes enviar limosnas hacia abajo?, o ¿ Tù que en verdad sabe que la bendición es un acto empírico de coronación de lo sublime y de lo divino que parte y habita en el corazón?
¡Muchas bendiciones! Gracias, pero si el gesto de bendecir ofrece sanación y misericordia, si bendecir dedica y aporta una enérgica irradiación de súper poderes o súper milagros, gracias, pero paso, cedo mi lugar a niños de la calle, mendigos, encarcelados, torturados, enajenados, enfermos de cáncer moribundos y sin plata para alagar su vida, paso y cedo mi lugar a miles de incapacitados, a las víctimas de guerras y anomalías de los sistemas políticos y si algo queda bienvenido sea.
_Suerte!
Es el pretexto de los fracasados…_dijo Berto Brech! ...prefiero creer en mi voluntad y para eso es mejor que seas mi testigo de cuanto puedo hacer con ella.
_Amor
Mucho Amor, pero no deseo ese amor que más tarde te clava un puñal en la espalda, mucho amor luego se vuelve cobarde, astuto, interesado y un celoso guardián de tus pasos, mucho amor se aleja, se disuelve, se esfuma, se contradice, se abstiene, se inmuta y se convierte en mucho odio, mucho amor, desearle mucho amor a alguien es desearle la compresión del perdón, ese amor de inocencias, de ternuras, de seguridad, de fiar, regocijo, calma, ternura, cariño, pero nunca aparece, solo temporales momentos amorosos con algo de estas pieles. El verdadero amor es mejor darlo que esperarlo, sembrando arboles gigantes de amor, obtendremos ese fruto de amor que alimenta el alma.
_Mucha Paz!
Es indiscutible que todos aprobamos la paz y la necesitamos, es un excelente bálsamo de relaja la mente, el espíritu y establece normas y hábitos que nos convierte en un trozo de la toda la armonía del universo, si paz es el mejor regalo que me puedes desear.
Y finalmente desearles a todos una muy buena Navidad llena de SALUD, es en total lo que verdad debiéramos aspirar y conservar, pues es todo lo que necesitamos para desarrollar y deleitarnos del resto de nuestros deseos.
         Hay una esquila desbordada  en los retratos de la pared, hay una sirena cantando en medio de la estrategia que tiene el olvido sobre la memoria, hay una máscara sobre el español de las palabras clandestinas, hay un arroyo de subjetivas y artísticas burlas en este instante en que voy corriendo sobre mi escases, escases de fracasos y hambre de doctrinas sin éxitos a la vez, retorciéndose en la bruma de la soledad, me faltan los ojos, las cuencas vacías en  medio de una sombra agonizante que se exhibe en el interior de mis ansias.

        He tenido todas las tablas de un reloj en mi cabeza, cuanto quisiera volver a  casa después de tantos años escondido en ella, volver a la ventana por donde salgo en ocasiones en aquel álbum que me hace sonreír   y parece que de tan blanca la sonrisa cada nube de este cielo es negra como  la arena del pacifico
.
                        La ilusión cayó del presente por un canal  ausente y  sin medidas ; y sin consuelo para contener sus mieles, somos en un minuto como la voz de las algas reverdecidas de toda calle y toda cicatriz en los ladrillos y toda muralla, y todo golpe en la frente, y  todo cántaro roto  en la fuente.

 No quiero más del movimiento, no quiero más del espacio, más  del sueño. Ha de ser mi sangre más de  la mirada de mis métodos, los métodos de la niebla donde mi conciencia tiene  el método de los extraños, no quiero más del riesgo ni tampoco de la osadía, si un eclipse me agobia al amanecer beberé  en el balcón de mi ciudad una gota de desanimo, y mil ríos de locas esperanzas.

Que nada ya  tiene de aceite y de unción  en mi cabellera envejecida, que  nada de añoranza  por  esa primera vez en que fui el juguetón arbitro de tirapiedras y mariposas,  de abejones y tamarindos en la pradera de mi isla, cuanto sin ver  ese broche de mama prendido junto al pecho mientras  me besa y  el corcel negro de su pelo despeñado espalda abajo, como  una avalancha  que cae en mi cara, cuanto de ese tanto que tanto ya falta

Volver  a casa, volver  allí donde empecé a nacer  todos los días en la crecida del niño mojigato  e imberbe de plastilina y algodón en la mano, volver al trillo, al sinsonte disparatado que canta sin hora y sin  puertas en el horizonte, yo me muero por  las  bibijaguas que me hacen ver, por los papalotes que me hacen sentir y las olas de la playa que me hacen imaginar, crear, reír, saltar y llorar en las faldas de la luna.

He visto hoy una mesa de cedro, he detallado cada fibra enramada en la madera y cada línea desnuda en su geometría   sedienta de párrafos, como un cosmos rectangular  bailando en  una arquitectura inmóvil.  He envidiado su utilidad y su integridad, ignorante e inanimada. Su papel  inocente de sumisas formas, su apasionante desempeño al servir, como cordero de elegantes vestiduras, y he pisoteado al pasar el último de mis cigarrillos.

                           Estoy cayendo por el borde de los oleos de un Guernica, de un Goya y de un libro mordido por los años y las polillas. He asesinado mi certidumbre, mi sosiego y he marginado mis dedos escribiendo  cosas que ya nadie entiende, mientras aun los trenes navegan por los túneles de los poros de todo el país  desarmado en una sola telaraña, repartido en una sola pieza sin la compañía de una mano tibia, de un tambor en los labios cual rumba de besos, allí donde de mujer te tiñó el pincel de Dios.

A veces escribo cosas, azules como si fueran manantiales del universo en la mano, a veces  busco que la prisa contente  los torrentes de la imaginación y se  precipite sobre una hoja en blanco, a veces quiero ser la historia para contarme actuando y destrozar estos cimientos de pasos adormecidos por la muda diestra, a veces quiero poder juntar el destino y hacer que suceda.



                                                                    Leonel CASTELLANOS/Ogbe She.